Colon Enfermo & Colon Sano

Enfermedad de Crohn: Causas, Síntomas y Tratamiento


Según estudios realizados, se ha comprobado que la enfermedad de Crohn ha tenido mayor incidencia en las últimas décadas. Este padecimiento se presenta con síntomas un tanto comunes, como lo es la fiebre y diarrea, solo por mencionar algunos, producto de una inflamación e irritación en el tracto gastrointestinal, lo que dificulta su rápido diagnóstico. La enfermedad afecta por igual a ambos sexos y por lo general aparece en miembros de la misma familia.

Ante la sospecha o la confirmación, es importante conocer todo lo relacionado a la enfermedad de Crohn, como sus causas, síntomas y tratamiento, para así manejar mucho mejor la situación. 

¿Qué es la Enfermedad de Crohn?

Se trata de una enfermedad crónica, ya que provoca la inflamación e irritación del tubo digestivo. Afectando con más frecuencia la parte final del intestino delgado que se llama íleon y comienzo del intestino grueso. Cabe destacar que la enfermedad de Crohn puede darse en cualquier espacio del tubo digestivo, es decir, desde la boca hasta llegar al ano. Esta afección suele propagarse hacia lo profundo de las capas del tejido intestinal afectado. 

Las personas que padecen de la enfermedad de Crohn suelen presentar mucho dolor, ya que es un padecimiento muy debilitante y puede ocasionar algunas complicaciones. Cuando está iniciando la enfermedad esta lo hace de manera lenta y con el tiempo empeora la condición del paciente, que puede someterse a períodos de remisión los cuales abarcan desde semanas o años. 

Síntomas de la Enfermedad de Crohn

Síntomas de la Enfermedad de Crohn

Son cinco los síntomas más comunes de la enfermedad de Crohn, estos son:

  • Dolor abdominal de tipo cólico
  • Diarrea crónica en ocasiones con sangre
  • Inapetencia
  • Pérdida de peso
  • Fiebre

Cuando estos síntomas aparecen pueden durar tan solo unos días o semanas y pueden desaparecer sin ningún tratamiento. Algo característico de esta enfermedad es que puede presentarse en intervalos irregulares durante mucho tiempo, y cuando esto ocurre puede tener distintos niveles de intensidad, como leves o graves, prolongados o breves. 

Cuando los episodios son fuertes se manifiestan por dolor intenso, deshidratación y fiebre, no se conoce que lo desencadena o la gravedad de los mismos. La inflamación regularmente aparece en la misma zona intestinal afectada, aunque con el paso del tiempo puede extenderse a áreas adyacentes, incluso después de haber extraído quirúrgicamente el segmento afectado.  

La enfermedad de Crohn en niños presenta síntomas totalmente distintos, como: Inflamación articular, debilidad, fiebre y fatiga producto de la anemia. 

¿Qué causa la enfermedad de Crohn?

Hasta el momento no se ha descubierto la causa de la enfermedad de Crohn, por un tiempo se pensó que era el estrés o una mala alimentación. Sin embargo, los avances han descubierto que esto puede agravar la enfermedad mas no causarla. Se cree que los siguientes factores pueden influir en su aparición:

  • Herencia: Suele afectar a las personas que tienen algún familiar que la padezca, así que se presume que los genes influyan en la probabilidad de padecerla. 
  • Sistema inmunitario: Puede que una bacteria o virus pueda desencadenar la enfermedad y en el momento que el sistema inmunitario trata de combatir a los microorganismos invasores, el sistema también ataca las células del tubo digestivo.

Diagnóstico: Prueba y examen

Cuando el médico sospecha que un paciente padece la enfermedad de Crohn, después de haber presentado todos los síntomas característicos de la enfermedad y haber localizado una masa o la zona distendida en la parte baja del abdomen, generalmente el lado derecho, decide confirmar el diagnóstico realizando alguno de las siguientes pruebas: 

Análisis de laboratorio

Cabe destacar que no existe una prueba de laboratorio concluyente que identifique la enfermedad de Crohn, se realizan este tipo de exámenes para verificar si existe anemia, aumento anormal de los glóbulos blancos, baja concentración de proteína, albúmina, velocidad de sedimentación globular elevada o nivel elevado de proteína C- Reactiva. 

Además, se puede diagnosticar con exámenes que verifiquen el funcionamiento del hígado, y en el caso de que el paciente presente diarrea, un examen de heces ayudará a descartar las infecciones presentes. 

Diagnóstico por imagen

Cuando ya el paciente presenta un dolor muy fuerte en el abdomen e hipersensibilidad, se debe realizar una resonancia magnética o tomografía computarizada del abdomen, estas pruebas indicarán obstrucción, fístulas o abscesos que pueden ser la causa de la inflamación. Cuando los síntomas se presentan en períodos largos, es normal que el médico solicite una radiografía del estómago y del intestino delgado.

Estas radiografías de contraste se realizan cuando el paciente haya ingerido bario líquido o después de haber recibido este bario a través de un enema. Los estudios más recientes son enterografía por TC o la endoscopia con videocápsula. 

Colonoscopia

Es la evaluación que el médico determina para aquellos pacientes que presentan poco dolor y diarrea, este examen se encarga de evaluar el intestino grueso a través de un tubo flexible de visualización. Además de una biopsia, en la que se toma una muestra de tejido para realizar un examen microscópico, lo limitante de esta evaluación es que si la enfermedad de Crohn está ubicada en el intestino delgado no se podrá detectar la enfermedad. 

Para hacerlo se tendrá que introducir el tubo por todo el colón, hasta la última parte del intestino delgado, que es donde generalmente se produce esta inflamación. 

Diagnóstico diferencial

Existen otros trastornos que causan síntomas muy parecidos a la enfermedad de Crohn, como la diarrea y el dolor abdominal, en particular la colitis ulcerosa. En dichos casos, sobre todo cuando el paciente se someterá a un tratamiento experimental o si se está contemplando la cirugía es crucial realizar un diagnóstico diferencial. 

Respecto a la diferenciación entre la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa suele ser un problema ya que el 20% de los casos se limita al colón. 

Los otros trastornos donde se requiere de un diagnóstico diferencial son:

  • Gastroenteritis eosinofilica
  • Hiperplasia nodular linfoide
  • Linfoma intestinal
  • Vasculitis.

Los datos clínicos y patológicos ayudan a realizar y a que sea más exacto el diagnóstico diferencial, entre estos trastornos y la enfermedad de Crohn. 

Fisiopatología

La enfermedad de Crohn inicia con inflamación y abscesos de las criptas, que luego se convierten en pequeñas úlceras aftoides focales. Las lesiones mucosas pueden desarrollarse a úlceras longitudinales y transversales profundas, con edema de la mucosa interpuesta, todo esto crea un aspecto de empedrado típico del intestino. 

Tratamientos

Tratamiento general

Para aliviar la diarrea y los cólicos los médicos recomiendan la administración oral de Loperamida de 2 a 4 mg, o algún fármaco antiespasmódico cuatro veces al día, es decir, antes de cada comida. Este ha sido el tratamiento sintomático más seguro para muchos pacientes, excepto para aquellos que presentan casos de colitis de Crohn aguda grave, que puede llegar a colitis tóxica o ulcerosa. 

Para prevenir la irritación anal al aumentar la dureza de las heces, se le indica al paciente los muciloides hidrófilos, además de una dieta sin fibra en caso de enfermedad estenosante o de inflamación colónica activa. 

Tratamiento leve a moderado

Se considera que un paciente padece de la enfermedad de leve a moderado, cuando aun tolera la ingesta oral y no presenta signos de toxicidad, dolor a la palpación y obstrucción. Inicialmente este tipo de pacientes se les receta a 5-ASA que es mesalamina, la Pentasa® que sirve para tratar el intestino delgado y el Asacol® HD que es para tratar ileal distal y colónica. El uso de antibióticos es considerado para los pacientes que no responden después de 4 semanas al medicamento 5-ASA.

Tratamiento moderado a grave

Aquellos pacientes que presenten un dolor significativo, fiebre, vómito y dolor a la palpación, llegan a sentir alivio cuando se les suministra corticosteroides orales o parenterales. En este caso la prednisolona o prednisona, actúan de manera eficiente, mucho más que la budesonida oral que tiene menos efectos adversos. Cuando estos medicamentos no responden favorablemente de inmediato requieren de otra terapia. 

La combinación de los antimetabolitos junto con agente anti-TNF se utiliza como segundo tratamiento alternativo después de los corticosteroides, estos medicamentos guiados por las mediciones de los niveles de fármacos y anticuerpos son muy efectivos en la mayoría de los casos. 

Cuando los pacientes no son candidatos para la cirugía y estas alternativas no les dan resultados pueden optar por fármacos biológicos como antiintegrinas o un anticuerpo anti-IL-12/23.

Tratamiento grave o absceso

Cuando el paciente está en un nivel tóxico con vómitos persistentes, fiebre alta, dolor de descompresión o masa dolorosa a la palpación, deben ser hospitalizados a la brevedad posible. Allí se iniciará el tratamiento con la administración de líquidos IV y antibióticos, en el caso de abscesos estos serán drenados por vía percutánea o quirúrgica. Solo se le suministrará corticosteroides o agentes biológicos por vía IV cuando se controle la infección. 

Tratamiento para Fístulas

Se inicia el tratamiento con metronidazol y ciprofloxacina, si no hacen efecto en un lapso de 4 semanas el paciente deberá recibir un inmunomodulador, con un esquema de inducción de infliximab. También puede indicarse el tratamiento anti-TNF por sí sólo, la ciclosporina o el tacrolimus, en algunos casos con estos últimos medicamentos las fístulas suelen aparecer después del tratamiento. 

Terapia de mantenimiento

Se le llama terapia de mantenimiento a los pacientes que para evitar la remisión de la enfermedad de Crohn continúan con el medicamento 5-ASA (Ácido 5 – Aminosalicílico) o algún antibiótico. Aquellos pacientes que necesitan de un tratamiento agudo con corticosteroides o agentes anti-TNF, también se les indica azatioprina, metotrexato, terapia anti-TNF combinada para el mantenimiento. 

Si el paciente no responde favorablemente con antimetabolitos, puede seguir en remisión con dosis repetidas de agentes anti-TNF.

Cirugía

En promedio al 70% de los pacientes de la enfermedad de Crohn, se les recomienda la intervención quirúrgica, para aquellos pacientes que presentan obstrucción intestinal recurrente, abscesos, fístulas resistentes al tratamiento. La extracción del intestino comprometido es la mejor opción para mejorar los síntomas, aunque cabe destacar que la enfermedad no tiene cura

Después se debe realizar otra cirugía en la mayoría de los casos, la profilaxis postoperatoria temprana con azatiorprina o 6-mercaptopurina, infliximab o metronidazol, para reducir las tasas de recidivas. Estas cirugías, mejoran considerablemente la calidad de vida de los pacientes, a los que se les recomienda dejar de fumar, ya que aumenta el riesgo de recidiva. 

Estas son las vías más comunes para mejorar la inflamación y modificar las deficiencias nutricionales provocadas por la enfermedad de Crohn, por lo que al consultar con el especialista te indicará cual es la mejor opción para el caso.

Expectativas Pronóstico

Una vez que se logra confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Crohn, es bueno que sepas que este padecimiento no tiene cura. Sin embargo, con un tratamiento adecuado las personas pueden llevar una vida normal y productiva, claro está, los síntomas pueden aparecer de forma grave o leve y en diferentes intervalos de tiempo. 

Generalmente el tratamiento quirúrgico solo se recomienda en casos muy específicos y donde esta sea la opción más apropiada. La tasa de mortalidad de esta enfermedad es muy baja, y solo un mínimo de personas están incapacitadas por las complicaciones que origina la enfermedad de Crohn.

Complicaciones

  • Obstrucción intestinal: Esto se debe a que la enfermedad hace mucho más gruesa la pared de los intestinos, así que estas con el tiempo se hacen estrechas, bloqueando el movimiento de los alimentos o de las heces a través de los intestinos. 
  • Fístulas: Cuando la inflamación está muy avanzada puede atravesar la pared de los intestinos y así crear orificios o mejor conocidos como Fístulas entre un órgano y otro o el exterior del cuerpo, pudiendo infectarse. 
  • Abscesos: La inflamación atraviesa la pared de los intestinos, también puede formar abscesos, que son cavidades infectadas, por estar llenas de pus que causan mucho dolor. 
  • Fisuras anales: Desgarros en el ano, que causan dolor, sangrado o picazón. 
  • Úlceras: Son llagas abiertas que se pueden formar en cualquier área del tubo digestivo, también producto de la inflamación.
  • Desnutrición: Esto ocurre cuando el cuerpo no cuenta con la cantidad requerida de minerales, nutrientes y vitaminas para mantener los tejidos sanos y el buen funcionamiento de los órganos. 
  • Cáncer de colon: En el peor de los casos, la inflamación puede ocasionar cáncer en el intestino grueso. 

¿Cuándo debes consultar un médico?

  • El dolor abdominal es intolerable. 
  • Pese a diferentes tratamientos y alimentación no es posible detener la diarrea. 
  • Presencia de sangre en las heces. 
  • La fiebre dura de dos a tres días y no se presenta ninguna causa aparente. 
  • Pérdida de peso.
  • Constantes vómitos y náuseas que duran más de un día. 
  • Padecimiento de dolores articulares. 

Otros nombres con los que se conoce esa enfermedad

  • Enfermedad intestinal inflamatoria.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Enteritis regional. 
  • Ileítis.
  • Ileítis granulomatosa.
  • EII.

Resumen

La enfermedad de Crohn, es como se le llama a la inflamación o irritación de los intestinos, con mayor frecuencia en la parte final del intestino delgado. Lo que ocasiona fuertes dolores abdominales, sangrado rectal, diarrea, pérdida de peso y fiebres altas. Debido a estos síntomas se tiende a confundir la enfermedad de Crohn con otros trastornos intestinales, como lo es la colitis ulcerosa, siendo necesario un diagnóstico diferencial que confirme la enfermedad.  

El médico tratante deberá realizar un examen físico para conocer mejor la condición y una serie de exámenes para descartar otras causas, como lo puede ser una infección. Después de conocer y verificar el diagnóstico se recomendará el mejor tratamiento, para que se pueda sobrellevar la enfermedad, ya que esta no tiene cura. Y en casos más avanzados se recomienda la intervención quirúrgica. 

Por lo que ya sabes todo sobre esta enfermedad y si sospechas de una aparición de la misma lo mejor es acudir a un especialista lo más pronto posible.

Ir arriba